Certificaciones de calidad y marca en la artesanía

116_iso_9001

La preocupación de una empresa por la calidad refleja su voluntad de mejora continua en distintas áreas del negocio y la certificación supone un sello que mejora la confianza de antiguos y nuevos clientes y favorece la entrada en nuevos mercados.

Pese a que en los últimos años se ha incrementado el número de empresas del sector artesano que cuenta con certificaciones de calidad, y con independencia de la conciencia sobre la importancia de la misma, los/as artesanos/as consideran que los procesos de los sistemas de calidad y la certificación de los mismos 15 están muy alejados de su realidad y, en consecuencia, siguen siendo muy poco utilizados.

De hecho, sólo el 16,5% de las empresas artesanas cuenta con alguna certificación de calidad (frente al 4,7% en el año 2010). Las certificaciones más habituales son las propias de los subsectores (esta es especialmente frecuente en el caso de la Joyería) y las certificaciones ISO. Un 2,4% adicional de empresas artesanas ha iniciado ya el proceso o piensa hacerlo a corto plazo, pero el porcentaje de empresas no certificadas ni con intención de hacerlo se eleva hasta el 81,1%.

Los niveles de utilización de marcas son también reducidos, aunque superiores a los relativos al año 2010: en 2014, en torno al 21,6% de las empresas artesanas utiliza una marca (o más de una), y la intención de hacerlo en un futuro es también muy baja (2%).

Fuente: Situación de la artesanía en España (informe de competitividad y principales variable económicas). Encuesta sobre la competitividad de las empresas artesanas españolas 2014 y 2010.
Anuncios

Importancia de la artesanía en Andalucía

artesanía

Andalucía se ha consolidado en los últimos años como una de las principales comunidades españolas en el sector de la artesanía, ya que suma el 26% de la producción nacional y cuenta con uno de los repertorios de oficios más extensos del país, con 159. Además, la región suma en estos momentos 40 maestros reconocidos y diez Zonas de Interés. Se trata de Macael-Valle del Almanzora (Almería); el territorio integrado por Ubrique, El Bosque, Benaocaz y Prado del Rey, en la provincia de Cádiz; La Rambla, Castro del Río, Córdoba y la comarca de Los Pedroches en Córdoba; Valverde del Camino (Huelva); Vélez-Málaga; Granada capital, y el municipio jiennense de Úbeda.

Estas cifras ponen de relieve que la artesanía es una actividad de gran importancia en Andalucía desde el punto de vista económico, por su capacidad para  generar empleo y riqueza, pero también social, puesto que se trata de una actividad que ayuda a fijar población en zonas rurales, impulsa otras actividades como el turismo y contribuye a preservar el patrimonio cultural y etnográfico

Actualmente, el sector artesano en general adolece tanto en Andalucía como en toda España de un sistema de identificación de sus productos que permita diferenciarlos de otros, que, en algunas ocasiones, presentan semejantes características y que, sin embargo, son de origen industrial o de calidad sensiblemente inferior. Esta situación genera dificultades para poder ser competitivos en el mercado.

Disponer de una clara y eficaz forma de diferenciar los productos artesanos auténticos de Andalucía de aquellos que no lo son no sólo proporciona al sector una herramienta para hacer frente a estas cuestiones, sino que, además, permite a los compradores profesionales y al consumidor final identificar los valores y elementos diferenciales que las piezas artesanales poseen frente al resto, en el momento de su elección final.

La Consejería de Turismo y Comercio ha puesto en marcha la normativa que regula el contenido, denominación y caracteres del nuevo distintivo que identificará la producción de la comunidad: ‘Andalucía, Calidad Artesanal’. La finalidad de este sello es garantizar la procedencia de los productos, así como fomentar su comercialización y diferenciación en el mercado.

Para más información: http://www.juntadeandalucia.es/boja/2015/31/12