La Consejería de Empleo, Empresa y Comercio abre el plazo para solicitar las ayudas para la realización de proyectos en prevención de riesgos laborales

El Boletín Oficial de la Junta de Andalucía de Andalucía (BOJA) ha publicado con fecha 16 de junio de 2016 una nueva resolución de la Consejería Empleo, Empresa y Comercio por la que se convocan para este año las subvenciones a pymes y autónomos para la realización de proyectos e inversiones en materia de prevención de riesgos laborales, incluida la compra o renovación de sus equipos de seguridad laboral.

Las subvenciones, que tienen como objetivo fundamental propiciar que las PYMES y los autónomos mejoren las condiciones de seguridad y salud de los centros de trabajo de Andalucía, recogen una horquilla que va desde los 1.500 hasta los 18.000 euros en incentivos, para lo que se ha previsto en la nueva convocatoria un presupuesto de 2,8 millones de euros, un incremento del 86% con respecto a la inversión de la pasada convocatoria. Estas ayudas permitieron la realización, el pasado año, de proyectos en prevención de riesgos laborales en un total de 141 empresas andaluzas, lo que supuso una inversión de más de 1,5 millones de euros.

En la presente convocatoria, serán prioritarias las solicitudes presentadas para proyectos de implantación de medidas colectivas de protección del riesgo de exposición a sílice y agentes cancerígenos, mutágenos y teratógenos (malformaciones); para el control del ruido en la industria de la madera o para implantar dispositivos de prevención del vuelco de maquinaria.

También se han incluido como prioritarios los proyectos de ergonomía participativa estrategias para prevenir los trastornos musculuoesqueléticos (por las cargas físicas en los centros de  trabajo) o de mejora de la ergonomía en la industria agroalimentaria.

La nueva convocatoria prevé un presupuesto de más de 2,8 millones de euros, con incentivos de hasta 18.000 euros para pymes y autónomos

La nueva convocatoria comprende cuatro líneas de ayudas:

La primera de ellas, que recoge una horquilla de entre 2.000 y 18.000 euros con un máximo del 75% de la inversión, está destinada a incentivar proyectos que mejoren la estructura preventiva propia en la empresa, como la implantación de servicios de prevención propios o mancomunados; la formación en seguridad laboral o los gastos de contratación de técnicos de seguridad.

La segunda línea de ayudas, que incluye los mismos incentivos económicos que la anterior, financia la puesta en marcha de proyectos que faciliten el cumplimiento de la normativa en materia de seguridad laboral. Se incentivan tanto los programas de actuación específicos para prevenir accidentes que haya sufrido la empresa como el diseño de sistemas de gestión de seguridad y salud Laboral; los diagnósticos de riesgos emergentes; los planes de formación específica o estudios ergonómicos y psicosociales, entre otras medidas.

La tercera línea de incentivos que incluye la nueva orden, recoge ayudas de entre 2.000 y 18.000 euros, con un máximo del 75% de la inversión, para la implantación de nuevos equipos y medidas de seguridad. Se subvenciona desde la adaptación hasta la compra de equipos de seguridad en los distintos sectores, incluyendo por ejemplo la sustitución en el sector de la construcción de andamios de trabajo antiguos o defectuosos por aquellos que se ajustan a la normativa europea; las instalaciones necesarias para prevenir riesgos químicos, o los equipos necesarios para la maquinaria y tractores agrícolas y los trabajos de transformados de cuarzo.

Por último, la cuarta línea de ayudas, que recoge incentivos de entre 1.500 y 12.000 euros con un tope del 75% de la inversión, incluye subvenciones destinadas a promover el diseño de proyectos innovadores y el desarrollo e intercambio de buenas prácticas preventivas entre las empresas.

El plazo de solicitudes finaliza el próximo 16 de julio, treinta días naturales a contar desde el día siguiente al que se publique la convocatoria en el BOJA. Los modelos de solicitud se pueden obtener y confeccionar en la dirección web:

http://juntadeandalucia.es/organismos/empleoempresaycomercio/servicios/ayudas/detalle/59115.html

Para más información y asesoramiento puede dirigirse al Centro de Prevención de Riesgos Laborales de su provincia.

Repertorio de oficios artesanos de la comunidad autónoma de Andalucía

El Gobierno Andaluz, consciente de la importancia de la artesanía elaborada en Andalucía, como fuente generadora de empleo, medio de cohesión social, y recurso turístico y cultural de alta potencialidad, ejercitó la iniciativa legislativa de Artesanía de Andalucía, que establece el Repertorio de Oficios Artesanos de la Comunidad Autónoma de Andalucía.

Tiene como finalidad delimitar el conjunto de actividades que forman parte del sector artesanal andaluz, definiendo los sujetos artesanos, la denominación, tanto del oficio como del sujeto Repertorio de Oficios Artesanos de Andalucía, completándose su identificación con la inclusión del Código de Oficios Artesanos de Andalucía y del correspondiente a la Clasificación Nacional de Actividades Económicas vigente. Asimismo, determina que la descripción de las fases de los procesos productivos, los útiles, herramientas y maquinaria, las materias básicas y la denominación de los productos artesanos elaborados, debido a su naturaleza técnica y carácter más pormenorizado.

Para más información: http://www.juntadeandalucia.es/turismoycomercio/publicaciones/32557.pdf

Importancia de la artesanía en Andalucía

artesanía

Andalucía se ha consolidado en los últimos años como una de las principales comunidades españolas en el sector de la artesanía, ya que suma el 26% de la producción nacional y cuenta con uno de los repertorios de oficios más extensos del país, con 159. Además, la región suma en estos momentos 40 maestros reconocidos y diez Zonas de Interés. Se trata de Macael-Valle del Almanzora (Almería); el territorio integrado por Ubrique, El Bosque, Benaocaz y Prado del Rey, en la provincia de Cádiz; La Rambla, Castro del Río, Córdoba y la comarca de Los Pedroches en Córdoba; Valverde del Camino (Huelva); Vélez-Málaga; Granada capital, y el municipio jiennense de Úbeda.

Estas cifras ponen de relieve que la artesanía es una actividad de gran importancia en Andalucía desde el punto de vista económico, por su capacidad para  generar empleo y riqueza, pero también social, puesto que se trata de una actividad que ayuda a fijar población en zonas rurales, impulsa otras actividades como el turismo y contribuye a preservar el patrimonio cultural y etnográfico

Actualmente, el sector artesano en general adolece tanto en Andalucía como en toda España de un sistema de identificación de sus productos que permita diferenciarlos de otros, que, en algunas ocasiones, presentan semejantes características y que, sin embargo, son de origen industrial o de calidad sensiblemente inferior. Esta situación genera dificultades para poder ser competitivos en el mercado.

Disponer de una clara y eficaz forma de diferenciar los productos artesanos auténticos de Andalucía de aquellos que no lo son no sólo proporciona al sector una herramienta para hacer frente a estas cuestiones, sino que, además, permite a los compradores profesionales y al consumidor final identificar los valores y elementos diferenciales que las piezas artesanales poseen frente al resto, en el momento de su elección final.

La Consejería de Turismo y Comercio ha puesto en marcha la normativa que regula el contenido, denominación y caracteres del nuevo distintivo que identificará la producción de la comunidad: ‘Andalucía, Calidad Artesanal’. La finalidad de este sello es garantizar la procedencia de los productos, así como fomentar su comercialización y diferenciación en el mercado.

Para más información: http://www.juntadeandalucia.es/boja/2015/31/12